logo

anterior

Donde no hay tierra: Estrategias urbanas y pequeñas hortalizas

¿Que hago cuando vivo en un departamento en la ciudad o solo tengo un pequeño patio empedrado en mi hogar? También hay estrategias interesantes para las ciudades y espacios muy reducidos- analizaremos recursos:

=> Lugar: La azotea, el patio, en el balcón, frente de la ventana, también encima de cemento, si no hay donde…los parqodo vale, mientras tenga suficiente sol.

=> Tierra: ¿Que materia orgánica hay para ser transformada en rica composta y tierra fértil para nuestros cultivos? La “basura” orgánica de la cocina, mercados, restaurantes; la hojarasca de los arboles; aserrín de la carpintería, la poda de los pastos en los parques y fraccionamientos…. Se requiere realizar una combinación de las técnicas de composteo, creación de suelos y elaboración de fertilizantes ecológicos concentrados como Bokashi, “Super Magro”, lombricomposta, etc. (ver “Suelos”); Hay proyectos en la ciudad de México, donde se elabora tierra a base de aserrín y hojarasca, a esto se agrega un material alto en nitrógeno como la orina humana y desechos del mercado- en muy poco tiempo esto se transforma, con la ayuda de los hongos y bacterias en un tesoro para nuestras hortalizas. No se recomienda utilizar “tierra del monte” para crear nuestros huertos (al menos que sea una pequeña cantidad para inocular nuestras compostas con las bacterias de una tierra sana), ya que esta se roba de los bosques donde es muy necesaria.

=> Camas y contenedores: Se puede hacer camas levantadas sobre el cemento, utilizando tabiques, escombro, madera, llantas, latas, todo tipo de macetas, guacales en combinación con plástico o cartón…: Recuerda que para el cultivo de muchas hojas como acelga, lechuga o espinaca basta con una profundidad de 25 a 30 cm de tierra para dar cosechas. Si queremos sembrar también raices, como betabél y zanahoria, tenemos que levantar las camas hasta un mínimo de 40 cm. (Las plantas se quedan chicas, cuando no hay suficiente tierra) Los contenedores deben de retener tierra, humedad y necesitan un drenaje para poder expulsar el exceso de agua.

=> Diseño: Hay que aprovechar la “tercera dimensión”, los espacios verticales: muros, paredes, bardas, techos, para sembrar enredaderas (frijol, ejote, chícharo, uva, maracuya) y arboles en espaldera (manzana, pera).

 

 

EL VIVERO


En el diseño de un pequeño cultivo o jardín se puede incluir un espacio de vivero y propagación: Es el lugar para sembrar los almácigos y germinar las semillas, un lugar donde cuidamos las plantitas jóvenes, reproduciendo hierbas, arbustos y arboles de todo tipo en bolsas y macetas.


El lugar necesita tener acceso de agua para el riego y debe tener por lo menos una parte bajo sombra. ( este lugar se visitará por lo menos una vez al día para regar y observar, así que hay que situarlo de manera tal que facilite esta visita diaria…)

Pequeñas áreas bajo la sombra de un árbol adecuado (como el tepehuaje) pueden ser aprovechadas para ubicar los almácigos.

También se puede construir una estructura, de carrizo y bambú , cubierto de palmas o una construcción de tubos de hierro cubierta de plástico y mallasombra.

 

Acerca de la semillas

 

Cada semilla de las verduras que conocemos hoy es posible tenerla, gracias a que forma parte de una cadena que no se ha roto desde la antigüedad. Hace miles de años los seres humanos comenzaron a identificar y domesticar plantas comestibles, y esto se lograba con el simple hecho de seleccionar las semillas y replantarlas. Cuando guardamos y plantamos semillas formamos parte de esta antigua cadena, ellas son nuestra herencia. Antiguamente las semillas se guardaban por necesidad, puesto que era la única manera de poder seguir cosechando. Muchas de estas variedades antiguas “criollas” se van perdiendo ya que no hay quien este dispuesto a sembrarlas y mantenerlas. Invaluables características genéticas se pierden cuando se extingue alguna variedad.
Las variedades de vegetales comerciales que hoy conocemos también evolucionaron de la antigua tradición de conservar las semillas como las semillas hereditarias (criollas). Muchas compañías multinacionales están comprando las variedades hereditarias y van remplazándolas por híbridos (y transgenicos) mas rentables y variedades patentadas. Estas variedades hereditarias y antiguas son mucho mas adaptables a los cambios climatológicos y pestes locales que las nuevas variedades de laboratorio, ya que estas han sido sembradas durante generaciones en ciertas zonas adaptandose y pasando esta información genética a sus sucesoras
Actualmente se han perdido casi el 50 % de las semillas que se sembraban en la antigüedad. Estas variedades antiguas son amenazadas no por sus deficiencias, sino por que no son adecuadas para las grandes fabricas procesadoras. No hay suficiente interés en reproducirlas. Por lo tanto estas variedades de vegetales antiguas no sobrevivirán a menos que sean preservadas por los pequeños horticultores.

=> Para fines de conservación de semillas se deben evitar los híbridos ya que son incapaces de producir plantas iguales a la generación anterior.
=> Siempre y cuando sea posible, utilizamos semillas de producción orgánica, polinizados al aire libre y sin tratamiento con insecticidas para su almacenamiento.
=> En EEUU hay empresas (“seeds of change”, “Abundant life seeds”, entre otros) que distribuyen semillas de producción orgánica y variedades no-hibridas, en México también están surgiendo redes, grupos e individuos interesados en preservar la diversidad genética de las plantas de cultivo
=> Si sus semillas son de producción convencional, cuidado al momento de la siembra: Muchas veces estas semillas han sido tratadas con algun insecticida para su almacenamiento: esto se manifiesta con un color fuerte azul, rojo o verde en la cascarilla de la semilla y un olor extraño: Use guantes de hule al trabajar con las semillas y lavase las manos después de trabajar con ellas- o, mejor aun, no las uses y consigue semillas de producción orgánica, que seguramente serán más resistentes
=> Siempre preferimos variedades locales y tradicionales, ya que estas están acostumbrados al clima de nuestra bioregión: establece contacto con campesinos tradicionales y horticultores de la zona

 

¿CÓMO PREPARAR ALMACIGOS Y GERMINAR SEMILLAS?

Muchas de las variedades más comunes de una hortaliza casera conviene sembrarlas en almácigos: Estos son las cunas para nuestras plantillas, donde van a germinar las semillas en un ambiente protegido dentro nuestro invernadero. Los almácigos se pueden fabricar con cajas de madera, botes, cubetas viejas y sobre el suelo:

1. Se hace algunos agujeros en el fondo del recipiente para asegurar el drenaje necesario


2. Preparar la mezcla de los almácigos: un tercio tierra negra, un tercio de arena o arenilla de tezontle (fino) y un tercio de composta o abono de animal- todo esto hay que cernirlo a través de una tela de alambre de 1 pulgada para no dejar terrones grandes


3. Extender en el fondo del recipiente lo que no pasó por el cernidor para propiciar un mejor drenaje


4. Hacer una capa de 10 a 12 cm con la mezcla cernida encima de la primera capa- si nuestro almácigo está sobre el suelo, hay que aflojarlo unos 20cm y colocar esta cantidad de mezcla por encima de la tierra aflojada;
5. Cuando está preparado el almácigo se hacen con los dedos unos pequeños surcos sobre la superficie de la tierra, en una distancia de 8 a 10 cm entre sí y de 0.5 a 1 cm de hondo


6. Se siembra el almácigo con las semillas deseadas (ver lista de plantas), a una profundidad igual a dos veces el grueso de la semilla. Por lo regular las semillas pequeñas (como col, lechuga, apio y chile) se siembran a una distancia de 0.5; las más grandes a 1cm. En tiempo de sequia se siembra al doble de profundidad. Un espacio de dedo entre cada semilla es adecuado para casi todas las verduras que se siembran en almácigo- la lechuga debe que sembrarse mas cerca.

7. Después se cubre la semilla con la misma mezcla fina de almácigo, con cuidado para no echar bolitas y piedras más grandes que la semilla Con la mano se aprieta un poco la tierra, para que no se deslave la semilla y germine más rápido


8. Si el almácigo está en un bote, una caja o una cubeta, puede ponerse en una carretilla o una tina grande y llenarla con agua hasta el nivel del piso del almácigo. Asi se humedece bién nuestra tierra y no se deslava la semilla. Cuando la superficie de la tierra se saca del agua y se coloca en la sombra hasta que nazca la primera plantita.


9. Cuando comienzan a nacer las plantitas, las colocamos al sol unas 4 horas diarias, después de una semana las ponemos al sol todo el día. Durante todo el tiempo hay que mantener los almácigos bién regados. Nunca deben secarse: Para regar podemos utilizar una regadera común o un bote que tenga agujeros , siempre con mucho cuidado para que no caigan chorros que puedan deslavar la tierra y descubrir la semilla.

 

MANEJO INTEGRADO DE PLAGAS

El método orgánico se ocupa de controlar el número y de reducir los daños ocasionados por las plagas; no es un método que cure las enfermedades ni los virus, pero si cura a la tierra y aumenta la resistencia de las plantas por medio del incremento de la flora y fauna bacterianas. Existen pasos básicos para favorecer el control biológico natural, como cuidar y proteger las lagartijas, las serpientes y las arañas del huerto, pues todas ellas devoran a una cantidad enorme de insectos portadores de virus o fitófagos, que se alimentan de partes de las plantas. Es muy importante identificar y conocer los ciclos de vida de los insectos que puedan estar causando daño
Muchas veces las plagas son un indicador de que nuestro sistema se esta desequilibrando, y hay algo que mejorar (especialmente cuando trabajamos en ecosistemas muy dañados, suele suceder que al principio tengamos bastante plagas, hasta que se crea la diversidad y el equilibrio natural otra vez) En general hablamos de 4 elementos que se combinan entre sí, como siempre en permacultura no hay una sola receta, sino una variedad de estratégicas, que juntas nos pueden proveer una protección casi completa de nuestros cultivos:

1. Suelo sano, planta sana: Procuremos, que el suelo de nuestra huerta siempre tenga suficiente agua, composta y arropes, que no se estanque el agua en nuestra cama, que no se deslave o compacte la tierra - Todo esto debilita a las plantas haciendolas más sensibles a plagas y enfermedades. Cuando tenemos un suelo suelto, rico, aireado, sano y vivo, esto produce naturalmente plantas fuertes y resistentes. Muchas veces se puede salvar una planta que se esta enfermando, soltando un poco la tierra alrededor (cuidando las raíces), echando algo de composta y poniendo arrope (mulch)

2. Establecer diversidad: Si nosotros evitamos el monocultivo y combinamos las plantas que se ayudan entre si , podemos contar con una mayor protección contra las plagas: Especialmente los insectos se guían mucho por el olor y son muy específicos en su búsqueda de cierto tipo de alimento. Sembrando por ejemplo plantas aromáticas y medicinales como caléndula, flor de muerto, tomillo, ruda, ajo o ajenjo en la huerta (en la barda y los bordes de las camas) y combinando cultivos podemos "confundirlas", a tal grado que dejen de molestarnos. Otra parte de este concepto es el establecimiento de "plantas de sacrifico": la mariposa blanca , por ejemplo,prefiere el mastuerzo antes que los coles, mostazas y arugulas , así que sacrificamos los mastuerzos y esto nos da el tiempo para proteger los otros cultivos …La diversidad también es un respaldo, si acaso se pierde una cosecha por plagas o enfermedades, nunca perderemos todo

3. Establecer los depredadores naturales de las plagas: En la agricultura se llama también Control biológico, aunque aquí extendemos este concepto un poco mas: Se trata de establecer los enemigos naturales de las plagas dentro de nuestro sistema, liberándolas en el terreno y creando un hábitat para que ellos puedan sobrevivir: Podemos proteger y atraer lagartijas, serpientes, ranas y arañas quienes por su naturaleza comen muchos insectos dañinos. Si nosotros integramos p.ej. un pequeño estanque al jardín, esto atraerá a muchas ranas e insectos beneficiosos (ver: estanque de llanta), las lagartijas se refugian entre las piedras, entonces si nosotros dejamos un montón de rocas en algún lugar de la huerta, alli llegarán nuestros controladores de plagas… Cada plaga tiene su enemigo natural: Si queremos que el control biológico funcione, siempre hay algo de “plaga”, para que los depredadores tengan que comer. Con el tiempo se establece un sano equilibrio entre la plaga y el depredador, a tal grado que siempre se pierde algo de cosecha, pero esta perdida nunca llega a tamaños peligrosos. Advertencia: La mayor cantidad de insectos es benéfica, nada mas un pequeño porcentaje puede causar daños.

4. Interrumpir el ciclo de vida de la plaga: Es necesaria mucha investigación, observación y paciencia: Si ve algun elemento dañino en nuestros cultivos, no se desespere: Hay que conocer y aprender de las plagas, entendiendo su comportamiento y sus ciclos de reproducción, y cuando sea necesario, interrumpirlo. Por ejemplo: Si nosotros dejamos que las frutas de un árbol de naranja se pudran en el suelo , esto favorece que se desarrollen las larvas de la mosca de la fruta, estas suben al tronco ,después de un tiempo, infectando las frutas sanas, entonces siempre debemos mantener limpio de frutas maduras a nuestros arboles frutales (pintar los troncos con cal también puede ayudar). En el caso de la mariposa blanca podemos proteger las hojas de los coles y mostazas con mallas, para que no depositen sus huevos en las hojas. En este contexto tienen importancia también los remedios orgánicos y caseros para el combate de las plagas, estos siempre son la última solución, cuando hayan fracasado todos los demás intentos: Recuerda que estos también son tóxicos, así que hay que tener mucho cuidado en su elaboración y manejo. Los remedios más conocidos son: licuado de ajo, agua con jabón (no es recomendable con las lechugas), té de tabaco (no aplicar con plantas de la familia solanaceae, como jitomate, chile, papa), té de ajenjo, chile en polvo, un té de bichos (tomar una parte de los bichos y deshacerlas con agua en la licuadora: aparentemente así se espantan los compañeros plaga - esto funciona bien con los pulgónes). Todos estos son bio-insecticidas liquidos, que se rocían sobre las hojas de las plantas.

arriba